browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

El cuarto Rey Mago

Posted by on 12 febrero, 2017

«Cuenta la leyenda que podría haber existido un cuarto Rey Mago llamado Artabán y que se podría haber desviado del camino hacia Belén, para ayudar a un hombre que estaba a punto de morir.»

Este seis de enero todos los niños esperamos la llegada de los tres Reyes Magos. Son conocidos como Melchor, Gaspar y Baltasar los que fueron los encargados de llevar oro, mirra e incienso para el niño Jesús. Según algunos textos antiguos, hubo un cuarto rey mago llamado Artabán.  Este rey debía encargarse de llevar piedras preciosas al niño Jesús, pero durante el camino encontró a un anciano enfermo y pobre que necesitaba ayuda. Artabán decidió quedarse a cuidar al anciano que estaba a punto de morir en vez de cumplir su misión. Cuando terminó de ayudar al enfermo, se fue solo a Belén. Allí se encontró con que La Virgen María y José se habían ido, llevándose al niño Jesus a Egipto para escapar de Herodes que había mandado matar a Jesús. Artabán decidió seguir los pasos de la familia e ir a buscarlos a Egipto, pero por donde pasaba, la gente le pedía ayuda y él, como tenía muy buen corazón, los ayudaba a todos olvidando que sus piedras preciosas iban desapareciendo poco a poco a medida que ayudaba a la gente.

Pasaron 33 años de largo camino de ayudas y el cuarto Rey Mago todavía no había encontrado a Jesús, hasta que llegó al monte Gólgota para ver la crucifixión de un hombre que decían, era el enviado de Dios para salvar al mundo. Solo le quedaba un rubí en la bolsa, y cuando iba a dárselo a Jesucristo, una mujer que iba a ser entregada como esclava se apareció delante de el Rey Mago y decidió darle la última piedra preciosa para liberarla. Resultado de imagen de fotos de reyes magos cuatro

Cuando ya no le quedaron más piedras preciosas, se sentó triste en un pórtico de una vieja casa. Allí la tierra tembló y una piedra golpeó su cabeza. Le dio tan fuerte que estaba a punto de morir, y pidió perdón por no haber cumplido su misión. En ese momento se escuchó la voz de Jesús que dijo: «Tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve desnudo y me vestiste, estuve enfermo y me curaste, me hicieron prisionero y me liberaste».  Artabán preguntó: ¿Cuándo hice yo esas cosas? Y justo cuando el rey estaba muriendo, Jesús le dijo: «Todo lo que hiciste por los demás, lo has hecho por mí, pero hoy estarás conmigo en el reino de los cielos.»

¿Será verdad esta historia que cuenta famosos teólogos (personas encargadas del estudio de la religión) o es un invento de la iglesia para hacer entender que Dios está en todas las personas y que el objetivo de la religión es que seamos buenos los unos con  los otros?

 

Tatiana Robles Lesnikova 5ºB

3 Responses to El cuarto Rey Mago